Bitácora de Trabajo 1: El primer Grupo de Experimentación Campesina

A modo de presentación de este espacio, mostramos lo que ha sido nuestra primera jornada de autoeducación y experimentación campesina. Desde GAAC, hacemos una apuesta por la metodología campesinoa a campesinoa y a la práctica ancestral de la minga, pero esta vez con un énfasis en el intercambio horizontal de conocimientos y experiencias.

Para llegar a esta idea, en una actividad de hace poco más de un año, hemos analizado colectivamente entre el Grupo y la Comunidad, las dimensiones del trabajo, la cultura y la ecología del territorio. También observamos cuales eran las principales transformaciones entre el pasado y el presente. Eso hizo que, conversando y tomando mate, nos diéramos cuenta de todo lo que podemos hacer juntos recuperando el saber ancestral, y apelando a la solidaridad y creatividad.

En este camino, bajo la lluvia de otoño, el barro y las risas, estamos muy felices de al fin trabajar en la primera Parcela de Experimentación junto a nuestros amigos y amigas de la Comunidad Agustín Millao. Agradecemos a Nancy el proporcionar voluntariamente un espacio para esta actividad. Desde ahora, el primer Grupo de Experimentación Campesina (GEC), comenzará a observar cómo las técnicas de mejoramiento de suelo que hemos probado, van trabajando de distinta manera. Para esto se hicieron dos jornadas. Un primer día donde conversamos juntos en torno a lo que es la Agroecología, compartiendo historias de movimientos campesinos, y elementos más “técnicos”, conceptos, ideas, dimensiones y principios. El segundo día nos juntamos a comer sierra, esperamos a que parara la lluvia, y a penas paró salimos a levantar nuestra parcela experimental.

La metodología ha sido la siguiente:

Dividimos una parcela de unos 220 mt2 app, en cuatro franjas de 50 con pasillos intermedios. En tres franjas se compartió y realizó una técnica en particular de mejoramiento del suelo. Una con abonos verdes, asociando habas y avena de manera intercalada. en la segunda, centeno, y en la tercera una pila de compost que posteriormente se aplicará a la franja completa. Entre medio, dejamos una franja que se trabajará como habitualmente se hace.

En primavera entonces, en estas franjas se cultivará una milpa, asociación de porotos, maíz y zapallo, para luego comparar los resultados de cada técnica. En el proceso se irá compartiendo y conversando todo lo que se observa, y si el grupo lo cree pertinente, intervenir, probar, experimentar con técnicas e ideas.

Este ciclo de trabajo colectivo, lo inventamos porque igual que en todo Chile, Latinoamérica y muchas muchas partes del mundo, los Estados han buscado en este territorio la modernización del campo, o más bien la industrialización del campo, ya hace varias décadas. Esta industrialización recae también sobre la agricultura familiar campesina, haciendo que las comunidades y productores pequeños sean dependientes de varios insumos químicos – en muchos casos tóxicos -, y maquinarias, todo otorgado por agencias estatales y privadas mediante subsidios y endeudamiento. Además esta forma de producir va profundizando cada vez más la destrucción del agroecosistema, en tanto tejido social, tejido inter-especies, paisajes, relaciones, llevando a un desequilibrio peligroso para todos y todas. Trae enfermedad y empobrecimiento. Como GAAC creemos que esto es un serio problema, y hemos propuesto el camino de revalorizar los conocimientos ancestrales, e innovar desde la creatividad y la inteligencia popular campesina, forjando el camino propio.

GALERÍA

Posted in Puralaco | Tagged , , , , , , , | Leave a comment

La erupción

Como en los ecosistemas que habitamos, la asociación de lo diverso nos enriquece profundamente permitiendo construir caminos comunes hacia lo nuevo. Como agrupación sentimos la necesidad de tomar las palas y empezar a caminar construyendo en conjunto con los pueblos que tras milenios de conocimiento, ya saben como vivir dignamente. Tenemos conciencia del desgarro que el capital está dejando en la historia de todos y todas, y reconocemos en ello la necesidad de re-tejer la ancestralidad que nos han robado para hacerla mercancía. Hoy la queremos como vida digna, como buen vivir, kume mognen, suma qamaña, lo común, o como se le quiera llamar.
La destrucción a la cual nos sometemos todas las especies a diario por la producción agrotóxica capitalista de alimentos nos destruye también como pueblo, como tejido. Nos enseñan a trabajar individualmente y llenos de tecnologías que solo concentran más la riqueza y la destrucción. Así también hemos visto en los últimos 100 años desaparecer millones de hectáreas de bosques nativos que albergaron durante milenios importantes fuerzas, conocimientos, alimentos, materiales, y pueblos, para ser reemplazados por fábricas extractivistas de árboles. Hacia el norte vemos tajeada la tierra para robar los fluidos que han demorado eones en existir… en fin, todo ello bajo la bandera del “desarrollo”, y el “progreso” extractivista que no es más que para una pequeña clase dominante.
En la práctica y humildemente consideramos el trabajo con y en la tierra, el primer espacio a recuperar. Por ello impulsamos la asociación en el trabajo agrícola buscando recuperar el saber social y espiritual ancestral en el trabajo, e incorporando nuevas experiencias que permiten mejorar la salud de la mapu, buscando con ello impulsar la capacidad autogestiva de los grupos humanos.
Como pueblo, estamos en erupción. Pero necesitamos hacernos pueblo juntos.
Posted in GAAC | Tagged , | Leave a comment